Home

Español English Inicio

ACERCA DEL GOES

Quienes somos

Historial

Contacta con nosotros

Hazte socio

Junta directiva

Normativa

ANILLAMIENTO

En que consiste

Historia

Anillamiento en el Campo de Gibraltar

Estaciones de anillamiento del GOESCómo ser anillador

MIGRACION

La migración

Concentraciones de aves en el Estrecho

La migración y el viento

Dónde y cuándo ver la migración

ACTIVIDADES

Proyectos

Salidas de observación

Anillamiento en grupo

CUADERNO DE CAMPO

Humedales del Estrecho

Donde ver aves

Observaciones recientes

Rarezas

Galería de imágenes

RECURSOS

Documentos

Publicaciones

Enlaces de interés

 

 

GOES PAJAREO EXTREMO

EN LA XI MARATÓN ORNITOLÓGICA

 

 

Todos los años, allá por el mes de abril, se celebra a nivel nacional el Maratón Ornitológico que la delegación de Cataluña de la Sociedad Española de Ornitología viene organizando desde hace ya 11 años. Este evento pretende reunir a un particular grupo de ornitólogos con el objetivo de observar el mayor número posible de especies de aves en 24 horas.


Este año, algunos miembros del Grupo Ornitológico del Estrecho GOES nos animamos a participar. A pesar del poco tiempo disponible para reunirnos y organizar todo, conseguimos planificar una ruta en la que a priori pretendíamos visitar el mayor número de hábitats en el recorrido más corto posible y que nos llevase menos tiempo. Por tanto, era muy importante que los sitios elegidos poseyeran abundante diversidad y fuesen lo suficientemente singulares entre ellos.

            
El maratón comenzó a las 00:00 del sábado 16 de abril. Empezamos la parte nocturna en la Junta de los Ríos donde teníamos como objetivo encontrar algunas especies tales como el búho real y el autillo. Tuvimos suerte con el primero pero no con el segundo pero es que, como ya sabíamos, la observación de la naturaleza no son matemáticas. A pesar del aparente fracaso inicial, en el resto de la noche, donde pasamos por el Pinar del rey, Guadiaro o La Janda entre otros, detectamos algunas especies más como ruiseñor, torcecuello, cárabo o martinete.

 

Chorlitejo chico. Foto: Darío Delgado

 

Tras pasar la noche sin dar cabezada alguna, y eso que algunos empezaron sin dormir después del trabajo, amanecimos en los Alcornocales cerca del Embalse de Almodovar, sitio que ¨pintaba bien¨ para algunas especies forestales que después no podríamos ver en otro sitio, por ejemplo, la totovía. A esa hora el levante ya nos avisaba de que la jornada iba a ser difícil, con poca actividad de las aves unido a una complicada detección. Aun así encontramos algo con las primeras especies de paseriformes que cantaban como podían cuando el sol aún no había salido.


Desayunamos y, algo más animados y despiertos, continuamos con la ruta. Nos dirigimos a la campiña de los alrededores de Facinas, donde entre otros queríamos buscar al alzacola. Allí ya empezamos a apuntar especies que si que esperábamos encontrar por su abundancia aunque el fuerte viento nos impedía, quizás, tachar alguna otra más escasa y así continuaría en resto de la jornada. Seguidamente visitamos la zona de Bolonia en busca de especies típicas de roquedos y anotamos, entre otros, roquero solitario y alimoche. En este caso se nos escapó el vencejo moro que en la cueva de su mismo nombre es fijo pero otra vez el viento…

 

Focha común . Foto: Darío Delgado

 

En ese punto era importante hacer un primer cambio radical de hábitats, por esto nos fuimos en busca de  limícolas y marinas a la playa de Los Lances, donde un levante fuerza 8 casi nos tumba en varias ocasiones, y la Isla de Tarifa. Vimos casi todo lo que esperábamos y detectamos algunas especies inesperadas como un solitario abejero europeo cruzando el estrecho, aunque nos quedamos sin ver otras que tenían que estar allí, como el págalo grande o la gaviota de Audouin.

 

Ya casi era la hora de almorzar y pusimos rumbo al bosque de Guadacorte. Este hábitat forestal no se nos dio nada mal consiguiendo anotar un buen número de sus especies típicas, páridos, reyezuelo, mosquitero paipalbo, etc. más alguna sorpresa como el pito real. En media hora comimos y con nostalgia de una siesta reparadora continuamos la ruta.


Proseguimos por los alrededores de la Zarzuela y el Almarchal donde la primera tórtola común y una tarabilla norteña nos despertaban, sobre todo a algunos, y nos preparaban para el resto de especies de la zona como la calandria o el gorrión moruno. Acabamos este sector de la provincia pasando de nuevo por La Janda, esta vez de día, donde vimos algunas especies más pero con un pobre resultado, para lo que puede ser esa zona, por la escasez de agua.

 

Cernícalo primilla . Foto: Darío Delgado


Nos quedaban cada vez menos horas de luz y aún teníamos que llegar a la Bahía de Cádiz, no sin pasar antes por la laguna de Medina. Allí, ya con algo de prisa, conseguimos detectar un buen número de especies más propias de agua dulce y orillas palustres tales como anátidas, garcilla cangrejera, carricero tordal o zampullín cuellinegro. Ni rastro de malvasía o focha moruna, especies que estábamos seguros de ver ¿El fuerte viento una vez más?

 

Ya casi sin tiempo nos fuimos para Bahía de Cádiz. El primer lugar que recorrimos fueros las marismas desecadas junto a la Salina Nueva, en Puerto Real, donde apuntamos varias especies de limícolas y zancudas, tarro blanco o terrera marismeña entre otros. Después visitamos dos itinerario del sector suroeste del parque natural, el Río Arillo y la conocida como salina Dolores. En estas zonas seguimos engordando la lista de especies, principalmente larolimícolas tales como el charrancito o en correlimos menudo, aunque también tuvimos la suerte de encontrarnos con otras que ya dábamos por perdidas como la urraca. Muy cansados, ya solo nos quedaba el último empujón, que teníamos planificado que fuese intentar ver u oír al búho chico en el Coto de la Isleta, cosa que conseguimos tras una caminata por muros salineros linterna en mano, no sin antes pegarnos una buena cena.

 

Correlimos menudos . Foto: Darío Delgado

 

Lo conseguimos. Acabamos la jornada. Eran las 24:00 horas del sábado. Para la mayoría con bastantes más de 24 horas sin dormir a sus espaldas. Hicimos recuento de especies y nos lamentamos por el fuerte viento (una vez más). La cosa quedó en 129 especies a falta de una revisión más a fondo de nuestras anotaciones. Estábamos muy contentos por la experiencia. Se nos presentaba ahora un momento para la reflexión sobre la importancia de esta actividad y ahora, con conocimiento de la misma, obviamente, nos parecía una excelente forma con la que mejorar la fortaleza del colectivo ornitológico español y, cómo no, nuestra amistad. Ni que decir tiene la importancia de esto, al menos nosotros lo sentíamos así en esos momentos. Seguro que sería algo inolvidable y el comentario de que esperábamos mejorar para el próximo año se oyó varias veces.


Unas semanas más tarde nos enviaron los resultados y supimos que éramos los primeros clasificados de Andalucía y que estábamos en la mitad de la tabla a nivel nacional. No ha estado nada mal para ser la primera vez.

Por Jorge Doña Reguera

 

GOES Pajareo Extremo está compuesto por (en orden alfabético):
Darío Delgado Blanquet
David Cuenca Espinosa
Jorge Doña Reguera
Ricardo Campos García

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Grupo Ornitológico del Estrecho
Apartado de correos 351

11300 La Línea de la Concepción, Cádiz. España

www.grupoornitologicodelestrecho.org