Home

Español English Inicio

ACERCA DEL GOES

Quienes somos

Historial

Contacta con nosotros

Hazte socio

Junta directiva

Normativa

ANILLAMIENTO

En que consiste

Historia

Anillamiento en el Campo de Gibraltar

Estaciones de anillamiento del GOESCómo ser anillador

MIGRACION

La migración

Concentraciones de aves en el Estrecho

La migración y el viento

Dónde y cuándo ver la migración

ACTIVIDADES

Proyectos

Salidas de observación

Anillamiento en grupo

CUADERNO DE CAMPO

Humedales del Estrecho

Donde ver aves

Observaciones recientes

Rarezas

Galería de imágenes

RECURSOS

Documentos

Publicaciones

Enlaces de interés

 

 

Día Mundial de los Humedales 2010

El pasado 7 de Febrero, con motivo de la celebración del Día Mundial de los Humedales, un gran número de amigos pertenecientes al Grupo Ornitológico del Estrecho GOES pudimos disfrutar de un magnífico día de observación de aves en La Janda.


La jornada comenzó bien temprano en la venta Los Pastores, punto de encuentro del grupo para tomar fuerzas con un buen desayuno, antes de salir cargados con telescopios, prismáticos y cámaras de fotos. Una tostada, un cafelito (algunos el doble) y listos para ir al encuentro de avefrías, grullas, aguiluchos, calamones y un largo etcétera de aves.

 


Sobre las 9:00 h llegamos a nuestro destino: la antigua Laguna de la Janda, una de las más grandes de la península ibérica. Esta laguna se localizaba en una depresión de origen tectónico que recibía aporte de las aguas de los ríos Barbate, Almodóvar, Celemín y otros de menor entidad. En años excepcionalmente lluviosos, se encharcaba formando un único humedal de más de 50 Km2 de extensión y escasa profundidad, que a medida que avanzaba la época estival se iba disgregando en varias lagunas de las cuales la mayor, con más de 4.000 ha, era la Janda a la que se asociaban en su periferia otras de menor tamaño.

 

La estratégica situación de la Laguna de La Janda, en el extremo meridional de Europa y a poca distancia del continente africano hacían del paraje un paraíso de enorme interés ecológico por ser el lugar obligado de descanso al paso a través del Estrecho de Gibraltar de las múltiples especies de aves migratorias.

 


A pesar de su desecación durante los años 60 para convertirla en tierras agrícolas, hoy en día numerosos ornitólogos de todo el mundo acuden a esta zona para observar aves, especialmente durante los periodos de migración e invernada. Y como no, nosotros también queríamos disfrutar de este espectáculo.


Nada más llegar, la primera sorpresa. En la lámina de agua de una tabla de arroz pudimos ver juntas las tres especies más típicas de lavanderas que se pueden observar en la península: lavandera blanca, lavandera boyera y lavandera cascadeña. Todas corriendo de un lado a otro en busca de alimento.

 


Seguimos escudriñando los cultivos con prismáticos y telescopios y pronto aparecen las primeras avefrías, grullas, laguneros, trigueros, alondras y cigüeñas blancas. José Manuel cree ver una cigüeña negra y todos nos volvemos locos buscándola pero nada, este esporádico invernante se ha escondido tras un canal. Un rato más buscando y por fin, antes de continuar la ruta, aparece la primera garceta grande, un ave que muchos queríamos volver a ver y otros la disfrutaban por primera vez. En este mismo punto también vimos un grupo de 6-7 flamencos descansando, algo que nos resultó muy curioso ya que estas aves son más frecuentes en las zonas de marismas y salinas.


A pesar de que días atrás ya habíamos visto las primeras golondrinas de la temporada, en esta ocasión pudimos ver como cientos de ellas llegaban en su migración prenupcial. Un hecho que a algunos nos recuerda que el verano está cerca.

 


Seguimos en nuestra caravana particular de “Birdwatchers” por la Janda en busca de escribanos palustres, pájaros moscones, tarabillas, gorriones morunos, etc. Bromeamos con la posibilidad de ver un avetoro o algún halcón raro, pero hoy no iba a ser el día. Lo más extraño que vimos fue un escribano “palustre-rústico” que nunca sabremos realmente lo que era.

 

 

Uno de los objetivos del día era ver los chorlitos dorados, así que hicimos varias paradas para buscarlos y entre tanto siguieron saliendo otras especies: cientos de ánades reales, dos parejas de ánades rabudos y algunos patos cucharas. Pero ni rasto de los chorlitos.

 

 

Siguiente parada. Buscamos con afán al elanio azul por su zona típica de campeo pero hoy tampoco se dejaría ver. Aunque en esta ocasión sí que apareció una cigüeña negra posada cerca de los arcos de riego que hay en una de las parcelas de cultivo.


Atravesamos la carretera que va desde el puente del Pericón sobre el canal de la Janda hasta la granja de vacas que se encuentra encima de una colina. Aquí pudimos ver las típicas perdices y faisanes que corren por los caminos, siempre con la mirada puesta en el cielo por si las descubre un águila perdicera o una de las jóvenes águilas imperiales que están reintroduciendo por este lugar. Una hembra de aguilucho pálido, varias grajillas, dos parejas de cuervos, un lagunero posado en un eucalipto y varios grupos de fringílidos nos hacen seguir disfrutando de esta mañana gris.

 

 

 

Ya faltaba poco para terminar nuestro recorrido del Día Mundial de los Humedales y nos dirigimos a una zona adehesada de acebuches en la que se suelen observar grandes rapaces. Antes de parar nuestros coches ya pudimos ver otra de las especies que íbamos buscando: el críalo. Esta es una de las mejores épocas del año para verlos por aquí y, efectivamente, allí estaban. En total vimos 4-5 individuos pero en concreto, un ave joven se dejó ver a placer posada en uno de los pequeños arbustos ramoneados por el ganado. Otro de los habitantes que se suelen ver últimamente por estos campos abiertos es la urraca, un ave que hasta hace pocos años no se solía observar por la zona del Estrecho y que parece que se está estableciendo en esta área. Al menos hemos llegado a ver hasta tres ejemplares simultáneamente.

 


Mientras observamos los cernícalos, perdices y bisbitas típicas de por aquí, pudimos ver como un centenar de cigüeñas blancas llegaban a la Janda tras cruzar una vez más el Estrecho de Gibraltar y entre medias algunos milanos negros que, a pesar de estar aún en invierno, empiezan ya su migración prenupcial.


Empieza a apretar el hambre y la gente habla de comida, lo que significa que hay que ir recogiendo los bártulos. No obstante siempre hay tiempo para una última parada. Esta vez en la carretera que se dirige a Benalup-Casas Viejas. Unas cuantas gaviotas reidoras, cigüeñuelas, algún andarríos chico y un ilusionante bisbita alpino, que al igual que la garceta grande, era la primera vez que algunos de nosotros podía ver este pequeño pajarillo.


Ahora sí, nos montamos en los coches y nos vamos a comer a la Venta Correros. Unos buenos platos camperos, revueltos de tagarninas y revueltos de espárragos aplacan nuestra hambre después de un largo día de pajareo, charla y risas. Aunque todavía quedaba sitio para el plato principal y el postre, unos riquísimos dulces que nos regalaron los dueños de la venta y que hicieron las delicias de todos, desde nuestros más jóvenes pajareros Alberto y Javi, hasta nuestro Presidente Javier Espinosa. Aquí se acabó la jornada de observación.


Queremos agradecer a todos vuestra participación en el Día Mundial de los Humedales 2010, ya que gracias a gente como vosotros se está consiguiendo conservar estas áreas de tan alto valor ecológico.

 

Podéis consultar la lista completa de especies observadas en el Día Mundial de los Humedales 2010 en el siguiente documento:

 

LISTA DE ESPECIES DÍA MUNDIAL DE LOS HUMEDALES

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Grupo Ornitológico del Estrecho
Apartado de correos 351

11300 La Línea de la Concepción, Cádiz. España

www.grupoornitologicodelestrecho.org